Cómo dedicarse a la jardinería aún sufriendo alergia al polen

giardinaggioMillones de personas en el mundo sufren de alergias relacionadas con las plantas. Sobre todo en primavera, cuando los pólenes se liberan en el aire, el efecto de las alergias se vuelve aún más masivo y conduce a muchas personas a tener que tratarse con productos que contienen antihistamínicos. Entre los millones de personas que sufren de alergias, muchos son amantes del jardín, la huerta y la horticultura.

Una situación que puede ser superada siguiendo unos sencillos consejos.

Estos son algunos consejos para dar vida a un “jardín anti-alergias” y disfrutar de la vida al aire libre y en contacto con la naturaleza:

1- Antes de salir al exterior para dedicarse a la jardinería, es útil tener preparadas las drogas o remedios naturales que se utilizan generalmente en los casos de emergencia.

2- Antes de comenzar a trabajar es aconsejable ponerse una mascarilla protectora o barbijo de calidad certificada, un sombrero, gafas y guantes de protección. Nada de mangas cortas, sino una camisa de manga larga y pantalones hasta los tobillos completan la ropa ideal.

3- Mientras trabajaba en el jardín es mejor no tocar ciertas partes del cuerpo, como los ojos y la cara.

4- Al mismo tiempo, la jardinería tiene que ser practicada en las primeras horas de la mañana o por la noche, después de la puesta del sol, pero todavía con luz. La presencia de polen está, de hecho limitada, en esos momentos del día.

5- Es aconsejable realizar las tareas del jardín en los dís húmedos, o cuando termina de llover. La lluvia y la humedad lavan el polen que se sedimenta, y el aire es más puro. Recuerde, sin embargo, que las tormentas muy fuertes pueden desencadenar el polen, sobre todo si traen consigo fuertes corrientes de aire caliente.
Esta es una pequeña lista de precauciones que debe aplicar a su espacio verde, para que sea habitable y esté protegido de contaminaciones peligrosas:

– Pídale a un amigo o familiar que no sufre de alergia, que saque las malas hierbas y plante las semillas por usted.

– Trate de mantener baja la hierba que crece en el jardín, sólo de unos pocos centímetros. Esta previsión permitirá un margen inferior de polen.

– Mantenga las ventanas de la casa cerradas mientras corta el pasto y elimina las malezas.

– Finalizadas las tareas de jardinería lávese cuidadosamente el cuerpo y el cabello para eliminar cualquier alergeno residual ‘atrapado’. Y cuando esté trabajando en el jardín, no olvide de lavarse las manos frecuentemente con jabón suave y abundante agua dulce.