Reduce el aspecto de la celulitis con remedios caseros

La celulitis es producida por la alteración del tejido conjuntivo que da lugar a una acumulación de grasa y de líquidos que forman en la piel nódulos visibles. Suele estar localizada en las piernas y glúteos, aunque también se puede encontrar en brazos y abdomen. Aunque no presenta un grave problema de salud, puede llegar a afectar a la autoestima, aunque por fortuna, existen varios remedios naturales que ayudarán a tratar este problema incluso antes de que se haga visible.

Posos de café y aceite de rosa mosqueta

Si se combinan los posos de café con un poco de aceite de rosa de mosqueta, se consigue un estupendo exfoliante natural que tiene propiedades anticelulíticas que mejoran el aspecto de la piel. Ambos ingredientes estimulan la circulación de las zonas afectadas promoviendo la eliminación de los líquidos así como las toxinas acumuladas.

Para ello hay que mezclar tres cucharas de posos de café y tres de aceite de rosa mosqueta y mezclarlo ben hasta conseguir una pasta uniforme que se debe frotar sobre las zonas con celulitis mediante un masaje de cinco minutos. A continuación se deja que actúe durante quince minutos más y se enjuaga. Hay que repetir su uso dos o tres veces a la semana.

Infusión de cola de caballo

Consumiendo de manera regular una infusión de cola de caballo, se consigue reducir de manera notable la celulitis ya que impulsa la eliminación de líquidos retenidos.

En este caso hay que preparar una infusión con una cuchara de cola de caballo y dejar reposar veinte minutos antes de consumir. Se recomienda tomar dos o tres tazas cada día durante un mínimo de tres veces a la semana.

Loción de romero

El romero tiene propiedades tonificantes y antiinflamatoras que se pueden utilizar como complemento para disminuir esos nódulos que dan origen a la celulitis. Aunque con este tratamiento no se consigue su desaparición completa, lo cierto es que usado de manera regular mejora la circulación a la vez que reduce el aspecto de “piel de naranja”.

Hay que calentar dos tazas de agua y cuando llegue a ebullición se añaden cuatro cucharas de romero fresco. Se deja reposar media hora y se echa en un frasco con atomizador para rociar con esta loción las zonas que se encuentren afectadas por la celulitis. Se deja que se absorba sin enjuagar. Su uso debe repetirse cada dos días.

Aceite de oliva y aceite de enebro

Estos dos aceites mejoran la circulación de manera local lo que favorece la reducción de la celulitis en zonas visibles como pueden ser el abdomen y los glúteos. Cuando son asimilados, reducen los nódulos y la flacidez provocados por esta condición.

Se deben combinar tres cucharas de aceite de oliva con dos cucharas de aceite de enebro en un recipiente que sea resistente al calor y ponerlos al baño María. Cuando tengan una temperatura soportable para la piel, se aplica sobre ella mediante masajes hasta que se absorba por completo. Su uso debe repetirse cada noche.