Bicarbonato de sodio antiácido y digestivo: cómo usarlo y sus efectos colaterales

Spoon of baking sodaFunciona realmente el bicarbonato de sodio como antiácido y digestivo? Cómo hay que usarlo?

Quienes sufren a menudo de acidez o indigestión lo saben: el bicarbonato de sodio es un remedio excelente, capaz de reducir el molesto síntoma en un abrir y cerrar de ojos pero, es realmente la decisión correcta?

En general, la respuesta es sí: cuando se sufre de acidez, disolver una cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso de agua (a la que se puede agregar el jugo de medio limón), podría ser un remedio muy útil para aliviar rápidamente el problema, aunque – hay que recordarlo – si el problema es recurrente, es necesario averiguar las causas que lo provocan consultando a un médico.

Los expertos aconsejan tomar bicarbonato de sodio alrededor de una hora después de las comidas o antes de ir a dormir. Dicho esto, como siempre, incluso cuando se trata de bicarbonato de sodio, lo más importante es, sin duda “no exagerar.”

Entre los efectos secundarios de una ingesta excesiva de bicarbonato están los calambres, hinchazón, náuseas, debilidad e hipertensión.

Si de vez en cuando le sucede que tenga que recurrir a este recurso, no hay nada de malo, pero las cosas cambian si, en lugar de hacerlo sólo en raras ocasiones, termina por utilizarlo con demasiada frecuencia, incluso a diario.

Por otra parte, el bicarbonato de sodio como antiácido debe ser categóricamente evitado por aquellos que, por razones de salud, deban seguir una dieta baja en sodio. En ambos casos, la mejor opción será sin duda requerir una consulta con su médico de cabecera, quien evaluará cuál es el tratamiento más adecuado para finalmente eliminar el problema.